Análisis de un juego tradicional (II): La Oca

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

 DSC_0776

Seguimos con el análisis de un juego tradicional desde el punto de vista de la Terapia Ocupacional que ya os propusimos en una entrada anterior. Hoy con otro juego tradicional de mesa: La Oca

 EL JUEGO DE LA OCA

El juego de la oca consiste en un tablero con  63 casillas, cada una con un dibujo. Hay que conseguir llegar el primero a la casilla central; si caes en una casilla que tiene una oca, se dice, “de oca a oca y tiro porque me toca”, saltas a otra casilla que tenga otra oca y vuelves a tirar. Gana el primero que llegue a la casilla central.

 

DSC_0606

El análisis básico o simple consta de seis preguntas:

¿Qué? es una actividad que tiene un grado de complejidad baja, sin posibilidad de ser dividida en tareas.

¿Por qué? es una actividad que puede cubrir el objetivo de mejorar el componente cognitivo.

¿Dónde? se puede jugar en cualquier lugar, salas colegios ,en casa, incluso en el coche.

¿Cuándo? se puede jugar a cualquier hora del día y en cualquier época del año.

¿Cómo? normalmente en sedestación con los miembros superiores encima de la mesa.

¿Quién?se necesita un mínimo de dos personas.

DSC_0602

Destrezas necesarias:

  • Destrezas motora y praxis: Tiene que se capaz de mover las fichas, tirar el dado, capacidad de mantenerse en sedestación. Coordinación óculo-manual, capacidad para cruzar la línea media.
  • Destrezas sensoriales-perceptuales: Posicionamiento del cuerpo, equilibrio del tronco, mantenimiento del plano visual y tacto para tirar el dado.
  • Destrezas emocionales: Tolerancia a la frustración.
  • Destrezas de comunicación: Interacción con los compañeros.

Objetivos:

Esta actividad se realiza, a parte de los objetivos lúdicos, para trabajar la atención (mantener el turno, el número de casillas que hay que avanzar).

Control emocional (no enfadarse si se pierde), la memoria, las praxias (coordinación oculo-manual, cruce de la línea media).

 

DSC_0608

 

Como ya sabéis, en entradas anteriores, hemos querido darle al juego su valor terapéutico. El juego es una pieza clave en el desarrollo integral del niño, ya que guarda conexiones sistemáticas con lo que no es juego, es decir, con el desarrollo de la persona en otros planos como la creatividad, la resolución de problemas, el aprendizaje de problemas sociales.


El juego favorece al desarrollo infantil desde una perspectiva múltiple contribuyendo al desarrollo psicomotriz, al desarrollo intelectual, al desarrollo social y al desarrollo afectivo-emocional. Gracias a los juegos, los niños y niñas descubren nuevas sensaciones, coordinan los movimientos de su cuerpo, estructuran la representación mental de su esquema corporal, exploran y amplían sus posibilidades sensoriales y motoras, se descubren a sí mismos, van conquistando su propio cuerpo y el mundo exterior, tienen experiencias que fomentan la confianza en sí mismos y obtienen intenso placer. Así que… deberes para hoy: ¡JUGAR!

 2511798312_da008e1bff_b

 

 

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario