Cambio de hora…tic tac tic tac…

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+
relojes

 

En la noche del sábado 29 al domingo 30 de octubre de 2016, viviremos un otoño más el cambio horario, de modo que a las 03.00 horas de la madrugada serán las 02.00 horas, por lo que es un comentario generalizado el decir que  ese día se duerme una hora más.

 cambio de hora

Pero ¿cómo afecta este cambio a nuestro sueño?

En esta entrada vamos a conocer los dos  procesos, el proceso S y el proceso C que describió en 1982 Borbély y que determinan la aparición del sueño.

  • PROCESO S (Sueño) o proceso homeostático reactivo: cuanto más tiempo llevamos despiertos, más tendencia al sueño De este modo, habitualmente al final del día el hombre ha acumulado varias horas de vigilia y comienza sentir somnolencia, preludio del episodio principal de sueño. Cuanto más tiempo de haya pasado desde que dejamos de dormir, más “deuda de sueño” y más preferencia por dormir tendremos. Esta propensión a dormir, diferentes estudios la han relacionado con un aumento progresivo de Adenosina. Vamos almacenando Adenosina mientras estamos despiertos. Un claro ejemplo de su efecto lo tenemos en la cafeína que interrumpe la señal de la Adenosina, y de de ahí que “nos quite el sueño”.
cambio de hora 1

 

  • PROCESO C (Circadiano), homeostasis predictiva: este proceso está controlado por un reloj biológico que no depende de lo que hayamos dormido o del tiempo que llevemos despiertos. Este reloj manda  la orden para mantenernos despiertos,  y se encuentra simplificando en el cerebro en el núcleo supraquiasmático NSQ.  Contrarresta el proceso anterior. Es responsable de la tendencia al sueño cuando cae la temperatura corporal (“ hora de la siesta” o por la noche, y la tendencia a finalizar el sueño y despertarnos cuando asciende la temperatura corporal  (antes del amanecer).
cambio de hora 2

 

Por otra, la ritmicidad circadiana (circadiana= cercano al día, cercano a las 24 horas) que rige la mayoría de las funciones vitales. La tendencia al sueño varía a lo largo del día manteniendo los niveles más bajos hacia las 12 del mediodía y las 18 horas de la tarde. Por la noche, entre las 20 horas y las 8 de la mañana, se produce el episodio principal de sueño y hacia las 15 horas de la tarde el secundario, coincidiendo este último con la somnolencia Este ritmo es endógeno, automantenido y se ajusta a la duración de 24 horas por la influencia de los sincronizadores principales: alternancia luz-oscuridad y factores sociales (horario escolar, laboral… etc).

Así pues, con el cambio de hora:

-Lo normal es que si nuestro hijo normalmente se levanta a las 9:30 el reloj marcará las 8:30. Entonces a la hora habitual de dormir, debería tener más “deuda de sueño”, y más tendencia al sueño, pero no siempre tener más sueño significa que a un niño le resulte más fácil dormir, puesto que paradójicamente a veces sucede lo contrario y se manifiestan más irritables o mayor dificultad para dormirse.

- Lo normal es que la luz a la hora de levantarse sea mayor. La luz por la mañana activa el ritmo, pero la luz durante la tarde demora el ritmo. El objetivo que debemos platearnos es que una elevada exposición a la luz por la mañana y baja por la tarde, el atraso de hora favorece esta situación en otoño, no así en verano, donde casi tenemos que bajar la persiana para hacer una “noche artificial”.

despertar

Las recomendaciones generales van en la dirección de ajustarnos al horario oficial cuanto antes, y establecer una buena higiene de sueño, y no alarmarnos puesto que la adaptación en general es satisfactoria.

Dicho lo anterior no podemos olvidar que los trastornos del sueño son más frecuentes en los niños con trastorno del neurodesarrollo, por lo que pequeñas variaciones casi desapercibidas en otros pequeños, pueden suponer mayor dificultad en muchos de los niños de nuestro centro. En próximas entradas iremos profundizando en cada una de las cosas que podemos hacer para mejorar la calidad del sueño de nuestros niños.

El sueño no es un proceso pasivo, es un periodo complejo y necesario para la salud integral, puesto que cada día se conoce más acerca de su influencia en patologías del sistema inmune, salud mental, crecimiento, enfermedades cardiovasculares en  salud mental  y  aunque queda mucho por conocer lo que está claro es que en absoluto el dormir es un “apagado” .

Sobre ello seguiremos hablando en siguientes entradas. Como siempre, escuchamos y esperamos vuestras sugerencias y comentarios.

“No podemos cambiar el pasado, pero tenemos la opción de aprender de él “

 

Las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “Cambio de hora…tic tac tic tac…”

Deja un comentario