Cyberbullying

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

Hiperconectados. Así parece que vivimos. Todos, o casi todos. Inmersos en una maraña de comunicaciones, redes, contactos y dispositivos. Conectados a la red, a las redes, a los contactos, a las noticias, a lo que pasa en el mundo. Absorbidos en no pocos casos por la necesidad de conocer, de saber, de influir o ser influido”.

¿Qué es el cyberbullying?

Existen múltiples definiciones sobre esta palabra anglosajona la cual en su traducción “ciber-acoso” acota diferentes conceptos, pero en general, esta conducta se refiere al “acoso entre iguales en el entorno de las TIC.” Hablamos de TIC, cuando nos referimos al conjunto de técnicas y equipos informáticos que nos permiten comunicarnos a distancia por vía electrónica.

Esta conducta se basa en las vejaciones, insultos y chantajes a través de las nuevas tecnologías. Es por tanto, el uso de información que hiere o difama en formato on-line a través de redes sociales, mensajería instantánea, correo electrónico difundiendo contenidos en esta gran maraña del internet.

Este acoso tiene lugar cuando una persona de forma intencionada y repetida ejerce su poder y presión sobre otra ayudándose de los medios electrónicos.

Tiene claras diferencias con el bullying, en esta modalidad de acoso, no existe el cara a cara, no existe forma de defenderse, los agresores se esconden bajo el anonimato de unas teclas donde agreden psicológicamente a su igual.

Al principio la finalidad del agresor no suele comenzar como un ataque que pueda causar daño, si no que comienza como una broma “sin maldad”.

Es frecuente el contacto físico entre agresor y agredido antes del ciber-acoso, aunque cada vez hay más casos donde se reflejan conductas claramente aisladas en el entorno de las tecnologías sin un contacto físico previo.

Se ha convertido en uno de los principales problemas de la infancia y adolescencia en internet por culpa de una creciente relevancia, por lo grave de sus consecuencias y por las grandes dificultades que encontramos para su prevención e intervención.

Estudios realizados a principio del 2015 revelan un porcentaje de 40% de afectación, por supuesto que estas cifran nos deben alarmar, es más, nos tienen que alarmar, puesto que el ciberbullying si no lo detectamos y no intervenimos somos TODOS.

La rapidez, sencillez y disponibilidad para causar daño y el potencial de Internet, la dificultad de desarrollar la empatía en un entorno ficticio como es la red, son muchos de los factores que producen que el ciberacoso entre iguales se haya convertido en unos de los problemas más relevantes que afecten a la infancia y a la adolescencia.

Es obligatorio reconocer a Internet como un arma de doble filo que al igual que nos proporciona muchas oportunidades  y ventajas, si convertimos su uso en un hecho irresponsable puede convertirse en la peor de las pesadillas de nuestra sociedad; es por ello, que el ciberbullying es una causa de TODOS nosotros; ya que enseñando a los más jóvenes un uso responsable de las nuevas tecnologías, evitaremos en gran medida este acoso tan creciente en nuestra sociedad.

Debemos ser conscientes de la edad de nuestros hijos y evitar el uso de redes sociales, ya que éstas tienen un límite mínimo de edad que sólo los padres pueden controlar al igual que las salidas a discotecas, los contenidos de televisión inapropiados, la ingesta de drogas, etc.

 

“EL CYBERBULLYING SOMOS TODOS. ES UN DELITO Y ESTÁ PENADO POR LA LEY. SI CONOCES ALGÚN CASO CERCANO Y NO HACES NADA CONTRA ELLO, ESTÁS INTERVINIENDO EN EL DELITO.”

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

2 Responses to “Cyberbullying”

  1. LAURA

    Es un tema muy importante que no hay que perder de vista nunca y denunciar sin perder un minuto.
    Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario