Deberes para el verano

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+
FB_IMG_1435447642769

Hace ya una semana que llego el ansiado verano y no  podíamos dejar pasar nuestra especial sobre el Ocio en esta estación, aunque nos la podíamos saltar pues el verano es la estación del año que más se presta al ocio y al divertimento. ¿Qué hacer con los niños este verano? ¡Los recursos son infinitos! El verano con su buen tiempo y sus días largos llama a la diversión, pero también al aprendizaje.

Existe una lista de deberes que se ha hecho viral en las últimas semanas. Se trata de los deberes que el profesor italiano Cesare Cata  ha mandado a sus alumnos de secundaria para este verano.

Tras la elaboración de la lista, el pedagogo subió una foto a facebook. La lista se ha convertido en viral en pocos días.

La lista de “Deberes del verano 2015″, podéis verla traducida en el siguiente enlace:

http://www.huffingtonpost.es/2015/06/10/deberes-profesor-verano_n_7554446.html?1433960925

Las propuestas de este profesor nos parecen geniales. Son muchos los blogs y páginas que han  elaborado sus propias listas inspiradoras. Nosotros no podíamos dejar de ser menos, somos así de “originales”.

Muchos son los debates abiertos hoy en día en torno a los deberes escolares, y más aún en verano: deberes sí – deberes no. Cada postura es discutible, y no seremos nosotros quienes entremos en debate.

Con el verano llegan para muchos las merecidas vacaciones: es necesario desconectar de las rutinas, cambiar de ambiente…

En verano los niños aprenden muchas cosas, muchas de ellas además imprescindibles, pero lo hacen de manera diferente a cómo lo aprenden el resto del año.

La neurociencia ha demostrado que el elemento esencial del aprendizaje es la emoción. El aprendizaje es significativo cuando es vivido, cuando nace de la curiosidad interna, Los estudios neurocientíficos nos indican que sólo se aprende verdaderamente lo que genera emoción, aquellas vivencias que son diferentes y sobresalen de la monotonía. Y el verano está plagado pues de experiencias de aprendizaje verdaderamente significativo que no conviene desaprovechar. Aquí os mostraremos algunas de esas experiencias o actividades veraniegas muy interesantes, entre otras, para que estéis alerta y las sepáis aprovechar con vuestros pequeños/as.

1. Bañarse y jugar con el agua: la primera propuesta y la más evidente. Con el calor lo que más apetece es estar a remojo. Mojarse y jugar con el agua se convierte en una experiencia sensorial y estimular de primer orden. Son muchos los lugares más o menos cercanos en los que poder remojarte: playas, piscinas, pantanos, ríos…¿Por qué no probarlos todos este verano? Una simple fuente en el parque, la manguera del patio, los aspersores o el grifo del jardín… son ideales para remojarse, salpicar, llenar globos, pistolas de agua…

 

6708838069_c38f547e23_b14819938130_37c5c3c88c_k

2. ¡ A rica cocina fresca ! En verano también se puede disfrutar de cocinar con los niños. En este caso las recetas suelen ser más frescas y sencillas… ideal para que los pequeños aprendan y ayuden… Ensaladillas, ensaladas de frutas, gazpachos, batidos de frutas, zumos, helados y polos de zumos naturales, batidos, limonadas son recetas ideales para que los niños las hagan con algo de ayuda. Además con esta actividad se les invita a probar y a tomar fruta variada y vegetales variados.

3075368156_9a17c5291d_b

3. ¡ Hacer amigos ¡ La playa, el pueblo, el apartamento de los abuelos… Cambiar de ambiente o de lugar de residencia por unos días en vacaciones abre las puertas también a conocer a personas diferentes (de otras culturas o no) y por tanto también a hacer amigos nuevos con los que luego podemos mantener contacto el resto del año.

9115780682_17763e9934_o

4. Leer en la hora de la siesta, en la piscina o tumbados en la hierba o en el césped... Es mejor acudir estos días a las librerías con nuestros pequeños a adquirir uno o varios libros de lectura que les motiven que a por los nada atractivos cuadernillos de vacaciones. ¡Hay un montón de aventuras fascinantes esperándonos en los libros!

IMG_20150521_073126

 

5. Hacer deporte: en verano las posibilidades se multiplican… Natación, bicicleta, patines, patinetes…

6296539942_5933fc87bb_b7930791624_759e35186e_o

6. Bucear: si tenéis posibilidades de ir alguna playa y haceros con unas gafas de buceo (con o sin palito) hacer snorkel con los niños puede ser una experiencia inolvidable. Esta actividad es muy interesante sobre todo si la playa a la que vamos tiene alguna zona de rocas en las que se puedan observar toda la fauna de pececillos, mejillones, algas…. ¡Todo un mundo fascinante y hasta ahora desconocido se abrirá ante sus ojos!

P7140386258220852_ba051f668d_o

7. Escribir un diario o “cuaderno de bitácora”… ¡Qué mejor motivación para que los niños escriban sin pensar que empezar a escribir, si no lo están haciendo ya, un diario sobre las aventuras y experiencias de estas vacaciones!. También pueden escribir postales o cartas a amigos, a los abuelos, vecinos…. ¡menos whatsaap, recuperemos la escritura manual!

9095770259_ab25126414_o3474093328_2f8c950385_b

 

 

8. Hacer picnic o “merendolas” al aire libre: no hace falta salir de Madrid para preparar una mochila o cesta con bocatas, empanada, fruta…el mantel…. y preparar una emocionante merienda campestre… El Retiro, la Casa de Campo, Madrid Río… hay muchas zona verdes acondicionados donde improvisar un picnic… Eso sí, recordar a los pequeños que después deben recoger todos los papeles o desperdicios y depositarlos en una papelera.

3586893297_9e1328ecb6_o

 DSC_5373.NEF

9. Observar, observar y observar…. enseñar a los niños a fijarse en los detalles que le rodean, especialmente cuando salen a la naturaleza o a un entorno no familiar para el niño puede convertirse en el mejor ejercicio de estimulación sensorial que pueda existir. Fijarse y observar con detenimiento los insectos del campo, la fruta en formación en los árboles, los nidos de los pájaros, las diferentes cortezas de los troncos,coger fruta directamente del árbol… Son deberes insustituibles, la mejor lección de manos de la propia naturaleza

lagarto en navafria 15661935195_a2f6559bca_b

10. Recoger conchas de mar o piedras del campo: Además de observar el medio natural que les rodea, si les pedimos que recojan pequeños tesoros encontrados como palitos con formas extrañas o texturas peculiares, conchas o coracolas, piedras, éstos pueden convertirse en pequeños tesoros para ellos. Algunas de estos materiales como las conchas o piedras pueden ser utilizados luego para decorarlos, pintarlos o pegarlos sobre otros elementos para hacer nuestros propios elementos decorativos.

2469927773_32329fd8f0_b118085189_4b3b63f0f5_b

 

 

 

11. Mirar las estrellas. ¡Qué experiencia tan relajante tumbarse en el campo una noche de verano a contemplar las estrellas! Invita a la meditación y a imaginar sobre mundos lejanos desconocidos. Las noches de verano nos regala cielos rasos que permiten muy bien la observación de planetas y constelaciones. Además en verano se producen las “lágrimas de San Lorenzo” o la lluvia de estrellas de Las Perseidas, estrellas fugaces muy fáciles de ver, especialmente durante la noches del 11 de agosto.

9483274580_0d9b6484c6_o

 

 

12. Hacer “flanes” en la arena; jugar con las palas y a cubos, hacer castillos en la arena... ¡ Sí ¡ ¡ y con ayuda de papá y mamá ¡ Lo que todos los niños grandes recordamos de nuestra infancia de veraneo en la playa sigue siendo una apuesta segura para el ocio playero y un estupendo ejercicio de motricidad y coordinación manual. ¿ No recuerdas los castillos con churritos de barro que hacíamos de pequeños en la orilla del mar ? El mismísimo Gaudí se sentiría inspirado con las maravillas constructivas que nos van a salir ¡

 14665871331_e5fd6a4a27_o3821694470_83f9d87c0c_b

 

13. ¡Rebozarse en arena!  Deja que los niños se rebocen en la arena y experimenten con ella. Permitir que los niños se manchen en la playa está permitido, a fin de cuentas nada como un buen chapoteo para recuperar de nuevo el aspecto limpio y lustroso de nuestro moreno.La arena es una buena masa sensorial natural… Que los niños palpen la arena, la acaricien, la cojan, la lancen sobre partes de su cuerpo… es una experiencia propioceptiva estupenda. Con ello pueden desarrollar su tacto, percibir las diferentes temperaturas, sentir su cuerpo debajo de la arena..

También esta permitido hacer dibujos sobre la arena o escribir el nombre del enamorado o amor de verano.

Frotarse con la arena además es un buen peeling natural si no se tiene la piel sensible o con alergias, pero también es muy divertido y estimulante no sólo para la propia piel sino también para la de los demás… ¡Enterrarse en la arena y/o enterrar a papá, a mamá o al hermanito también es muy estimulante a la par que divertido!  También vale hacer “albóndigas” de barro húmedo para llevar luego en un cubo a la orilla y  lanzarlas (sin molestar a nadie eso sí).

6708885753_0cd77dc1f8_b2

 1a

14. Hacer una acampada casera: montar una tienda de campaña en el jardín, en el pasillo o en el salón (¡sí papis, sí… imaginación al poder!). Montar un refugio usando un par de escobas y una sabana vieja puede dar pie a idear un montón de aventuras sin salir de casa o del jardín.

642458045_f51a8503a4_b

15. ¡Comer helados! Pero no sólo helados, también granizados, batidos, horchatas, zumos naturales y de frutas. En verano es una época estupenda para experimentar con diferentes texturas , diferentes sabores de helados. ¿Por qué no cada día uno distinto?

16749311902_b4b2cae1a9_b3240140312_270a900ef4_b

 

 

 

16. Subirse en un colchón hinchable y dejarse llevar o surcar las olas (siempre con la vigilancia y/o compañía del adulto)

 

5994586633_46f622d4e0_b Niños tumbados en colchonetas de colores

 

 

17. Planificar la maleta o la mochila para un viaje: un viaje comienza desde el mismo momento que empiezas a prepararlo y organizarlo. Un viaje de vacaciones hay que disfrutarlo desde antes de salir de casa. Es necesario contagiar de ilusión a los pequeños, anticiparles dónde van a ir, lo que van a ver, la ropa que se tienen que llevar… hacer que piensen o elijan los juguetes que se quieren llevar (cubos, palas, cometas, gafas de buceo, cantimplora, aletas, peluches…). Pueden hacer el listado de cosas que van a llevarse.

2315206531_50f446a7a6_o

 

 

18. Intentar hacer volar una cometa en la playa a muchos niños les puede gustar. Hay muchas playas y parques habilitadas para ello. Dicen que muchos padres lo han conseguido.

7988337468_ea8d7e9a2c_o

 

 

19. Ver amanecer en el campo o en la playa: darse un madrugón para ir a ver aparecer el sol del nuevo día en el horizonte de la playa o del campo no es lo mismo que madrugar para ir al cole o a trabajar, os lo podemos asegurar. Además después se puede volver uno a la cama o recuperar el sueño en la siesta. Ver cómo poco a poco la luz consigue abrirse paso de entre las tinieblas nocturnas es una experiencia que te reconcilia con la vida. Los niños pueden sentirse interesados y hacer muchas preguntas sobre geografía o conocimiento del medio. ¡No os olvidéis la cámara de fotos para inmortalizar el mágico momento!

3874598220_a8360bea97_o 4151114952_61a17b1701_z

20. Ver un atardecer en la playa o en el campo. Valeeee lo admitimos, es mejor que ver amanecer porque no cuesta tanto trabajo, no hay que madrugar. Ver una puesta de sol en la orilla del mar es un espectáculo único y memorable para el resto del año….pero no vale con quedarse sólo hasta ver el ocaso del sol: quedaos hasta que sea de noche, y entonces cerrar los ojos y disfrutar de la brisa del mar y del ruido de las olas. Si es en el campo, escuchar el sonido de los grillos y de los pájaros revoloteando entre las ramas de los árboles buscando un sitio donde dormir. Puede ser el mejor escenario para practicar la relajación con nuestros pequeños y/o practicar el mindfulness.

11194803384_8475c36ec7_o5516753587_ee1349f7b9_b

21. Hacer turismo y visitar los museos y exposiciones de los sitios que visitemos este verano. Hay que estar atentos y consultar las guías o las agencias de turismo para conocer que museos o exposiciones pueden ser más atractivas para los niños, especialmente las instalaciones que sean más interactivas.

2819163846_7f2c7e0bf7_zIMG_4252

22. Pintar con el cuerpo. El verano y su posibilidad de usar menos ropa permite usar los dedos, las manos, los pies… Extender un papel continuo en el suelo del patio, del campo, cerca del río o del pantano… bandejas con tempera líquida o pintura para dedos donde los niños puedan meter la mano, los pies…. ¡el cuerpo! Y puedan explorar y manipular las pinturas, mezclar colores… plasmar su creatividad.

 

IMG_2423

 

23. Acudir a un cine de verano: en la mayoría de sitios de veraneo y pueblos programan películas en algún recinto o parque público.

7791030902_c3cf578a01_o

24. Trepar a un árbol, rodar por una colina, encaramarse a una formación rocosa… con cuidado y tomando precauciones es un excelente ejercicio físico

15459101590_51a5ed0168_oOLYMPUS DIGITAL CAMERA

25. Hacer salidas nocturnas por el campo con linternas, siempre acompañado por algún adulto y sobre terreno conocido. Da pie a contar historias y a percibir como los sonidos se multiplican y se hacen más intensos al caer la noche. (NOTA: Abstenerse miedosos.)

26. Andar descalzo por la orilla del mar, por la hierba, por el césped , por la tierra…

 

4029270572_6697b54f8e_o2682580021_470fa7ff37_o

 

 

 27. ¡Bailar sobre la lluvia! ¡Disfrutar de las tormentas  de verano!  Recrearse con el olor a tierra mojada…

IMG_210073448206385

28. No os olvidéis de hacer fotos de todas experiencias.

tutete-700x350

Son actividades no obligatorias pero altamente recomendables. Si conocéis alguna más o esto os ha inspirado otras, hacérnoslas llegar.

Recordar que todos venimos a este mundo para disfrutar y ser felices. No desaprovechar cualquier experiencia ni oportunidad. Veranos habrá muchos, pero nunca, nunca volverá a repetirse ESTE verano. Vuestros hijos nunca volverán a tener 5, 8, 10 años… No pierdas el tiempo y ¡VIVE!

 

6039168928_78c301246c_b

¡ FELIZ  VERANO ¡ 

deberes verano

 

 

 siguenos_en_twitter

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

2 Responses to “Deberes para el verano”

  1. Nieves

    Ufff qué lista tan completa!! No sé si nos dará tiempo a hacerlos todos pero desde luego por intentarlo que no quede :-)
    Nosotros solemos aprovechar las vacaciones también para que el niño practique jugando la toma de decisiones. Como se cambian las rutinas y hay más tiempo le dejamos que sea él más a menudo quien decida qué hacer, qué comer, donde ir… con todo lo que eso conlleva claro, jeje jugamos a “invertir los papeles” algunos días y le resulta divertido. Bueno y a nosotros también.
    ¡Feliz verano a todos!

    Responder

Deja un comentario