¿Deberes sí, deberes no?

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

Niño haciendo los deberes escolares

Durante los fines de semana de este mes de noviembre se ha hecho famosa una huelga de deberes promovida por la  CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado).  El objetivo último es que los deberes desaparezcan en su totalidad.

Los padres de la escuela pública consideran que los deberes de los hijos afectan de forma negativa a su vida familiar. Muchos de ellos indican que los alumnos dedican más de dos horas diarias a los deberes, que los deberes entran en conflicto a menudo con las necesidades de los niños.

Deberes escolares... ¿sí o no?

Desde nuestro punto de vista cualquier postura en este conflicto para que sea considerada debe respetar que los niños necesitan tiempo libre para jugar, para el juego espontáneo y libre. Jugar es el deber fundamental del niño, el más importante. El niño debería disponer de un tiempo libre para jugar todos los días más allá del tiempo escolar. Los parques infantiles de las ciudades deberían volver a ser tomados y reconquistados por los niños. El tiempo libre y el juego de los niños eso debería ser un espacio sagrado, es calidad de vida.

 Parque infantil vacío

¿Qué son los deberes? Necesidad de un replanteamiento del concepto

Según el diccionario el término “deberes” hace referencia a las actividades, actos y circunstancias que implican una determinada obligación…  “deberes escolares” serían aquellas tareas que el profesor encarga al alumno y que este realiza fuera de la escuela y no en clase. En el término viene incluida una cierta obligatoriedad, responsabilidad, compromiso… Además socialmente es un término que se ha cargado con connotaciones negativas.

La carga de deberes de cada niño o niña en edad escolar depende fundamentalmente del profesor que le corresponda. Muchas veces el profesor se convierte en un esclavo de los temas que debe dar. Aparece lo que Jesús Jarque denomina la “tiranía de los quince temas”: que los quince temas se vean a lo largo del curso se convierte en un objetivo prioritario, en una obligación inexcusable, en una misión que hay que cumplir al precio que sea.

Niño deberes escolares

Los profesores debemos recuperar un poco la cordura: el libro de texto debe ser una herramienta más en el aula, no deber ser el guión del desarrollo de las clases; es una herramienta más.
Los deberes considerados como tales se ven propios de una educación clásica tradicional. Es un hecho que los tradicionales deberes no despiertan interés en los niños.

En los últimos años están cogiendo fuerza escuelas alternativas que están proponiendo  diferentes metodologías activas: Aprendizajes Basados en Proyectos (ABP), gamificación del aprendizaje, las flipped classrom o clases invertidas … Diferentes enfoques que desencadenan aprendizajes realmente significativos e interesantes para los niños. Estos enfoques y sus planteamientos didácticos se deberían ir incorporando progresivamente en las aulas: se llevarían a cabo actividades más atractivas y novedosas para los niños, actividades en las que además los niños deban aprender por sí mismos.

Clase infantil

Muchos de los defensores de la supresión de los deberes escolares afirman que en Finlandia, uno de los países europeos cuyos alumnos obtienen los mejores resultados académicos, los alumnos no tienen deberes para casa. Sin embargo, esta no es la causa de su éxito escolar. La Educación en España y su sistema educativo no es la educación de Finlandia. Las comparaciones son odiosas. En Finlandia los niños no comienzan el colegio hasta los siete años. Durante su escolarización los libros, el material escolar, el comedor y el transporte es gratuito. En Finlandia existen políticas de conciliación familiar. En Finlandia familia, escuela y estructuras socio familiares forman equipo para potenciar la educación. La confianza de las familias con el profesorado es absoluta. Los profesores son seleccionados y formados exigentemente, y tienen una merecida consideración y un respeto constante.

Haciendo deberes escolares en clase

Otro fenómeno que posiblemente ha jugado en contra a la hora de reducir los deberes escolares en los colegios españoles ha sido la llegada del bilingüismo en los colegios españoles. El bilingüismo en la escuela se ha implementado deprisa y corriendo. Para ser bilingüe no basta con que se den las asignaturas en inglés en el colegio, es necesario interactuar con el idioma el máximo posible en todos los contextos. Además el profesorado requiere una formación que, en general y bajo excepciones, reconozcámoslo, no tiene.

Los niños con dificultades en la adquisición de la lectoescritura se enfrentan con un problema aún mayor al tener que enfrentarse con un segundo idioma (a veces tres) que no es su idioma materno.

Como vemos la importante carga lectiva y la pérdida de la identidad de la escuela agravan el problema.

Niña haciendo los deberes

A la escuela se ha de ir para aprender, pero también para ser felices y desarrollar unos valores de compañerismo y de colaboración entre iguales que de otra manera muchos niños no podrían desarrollar. Aprender debe ser siempre algo placentero. De tal manera que los deberes no deberían verse como un esfuerzo sino como algo motivante. Sería primordial transmitir a los niños la pasión por los temas y materias que están aprendiendo. Si les gusta lo que está aprendiendo, si siente curiosidad, seguro que les interesa lo que van a trabajar o van a insistir y perfeccionar en sus tiempos libres sin que sea un esfuerzo sobrehumano.

Niños

 Pintada: Procurad que se vayan a casa con más curiosidad que deberes

 

RECOMENDACIONES ANTE LOS DEBERES ESCOLARES

 

Niño haciendo deberes

 

  • Si existen deberes, si se elige que los niños realicen tareas escolares tradicionales, siempre debe reinar la lógica y la cordura
  • Si los deberes sirven para inculcar en los niños la responsabilidad y la autonomía como afirman sus defensores, que sea verdaderamente labor de los niños ellos mismos quienes los hagan, sin la ayuda de los padres, que sea el profesor quien se los corrija y resuelva sus dudas.. Como se ha hecho siempre. Padres, evitar caer en el sobre proteccionismo.
  • Se debería tratar de quitar dramatismo al hecho de sentarnos a hacer los deberes todos los días. Que los deberes no sean vistos como un castigo sino como una rutina más. Hablar de los deberes sólo cuando se vayan a hacer: ni antes ni después. Una vez realizados las conversaciones familiares deben versar sobre otros temas.
  • Realmente no deberían existir deberes escolares como tales antes de los 8 años (antes de 2º de Educación Primaria) o antes de que la lectoescritura este iniciada y en proceso de afianzamiento.
  • Si hay deberes que estos sean razonables y pautados. Al menos una media hora de trabajo o una hora para los más mayores como máximo.  No más.  Acotar el tiempo para evitar alargamientos innecesarios.
  • Se debe establecer  una rutina de deberes: que los niños siempre hagan los deberes solos en su habitación o espacio “cómodo” elegido, en silencio, sin interrupciones…
  • Las actividades que los profesores mandan para hacer en casa deberían ser personalizados: a cada niño lo que necesite.
  • Las actividades deberían ser de entrenamiento y consolidación de lo que ya han aprendido a hacer en el colegio.
  • En las familias también se debería actuar desde la lógica: priorizar las tareas más importantes del día, lo que más prisa corra o más importancia tenga en cada momento: la clase de extra escolares de hoy es muy importante, a catequesis no puedo faltar, la abuela está enferma y debemos ir a visitarla para llevarle la cena, mañana ya es el examen de inglés y debo repasar o estudiar… ¿Qué es lo más importante del día?
Niña pompas de jabón

 

ALTERNATIVAS A LOS DEBERES

¿Y si no se hacen deberes qué podemos hacer? Desde luego la alternativa adecuada no es ver la televisión. En España los contenidos para niños o educativos ofrecidos por la tarde brillan por su ausencia. También puede ser peligroso o contraproducente que los niños se enganchen a jugar con juguetes electrónicos, se metan en Internet o vean vídeos de Youtube sin ningún criterio, selección o medida.

Niño jugando tableta

 

Consola

 

Además del juego libre, existen muchas alternativas a las tareas anotadas en la agenda para la tarde…. No es necesario o especialmente interesante que los niños acudan, si no lo desean, a actividades extraescolares.

Pata terminar, aquí os dejamos un listado de actividades interesantes alternativas a los deberes que se puede hacer con los pequeños por las tardes o los fines de semana. Esperamos que os resulten interesantes y os sirvan de motivación y/o inspiración

Parque infantil

 

Salir a pasear por la calle, por el campo… o jugar en el parque

Jugar a la pelota; montar en los columpios; montar en bici, triciclo, en patines, en monopatín… Jugar con otros niños. Hablar con otros niños.  Saltar; saltar a la comba; correr; trepar a los árboles;  pisar los charcos; revolcarse y lanzar las hojas caídas de los arboles; jugar con la arena y el barro, dar de comer a las palomas, pájaros, ardillas en los parques, mojarse bajo la lluvia. 

Niño corriendo

 

Observar, mirar… los árboles, los pájaros, los escaparates, las casas, los anuncios…. Aprender a andar y a ir por la vida con los cinco sentidos activados… escuchar, ver, oler, tocar… sentir!

 

Niña jugando

 

Ir a nadar a la piscina cubierta o hacer deporte en el polideportivo del barrio.

 

Hacer deporte: nadar

 

Sacarse el carnet de la biblioteca del barrio e ir a leer libros o cuentos  y/o a cogerlos en préstamo. Informarse de posibles actividades de ocio o cuentacuentos que allí se realizan (y que suelen ser gratuitas).

Niños leyendo cuentos

 

LEER Y ESCRIBIR…

Nuestras profesoras de grafoterapia (lectoescritura) siempre dicen “ a leer se aprende leyendo; a escribir se aprende escribiendo “… o mejor “para aprender a leer y a escribir hay que leer y escribir, no queda otra “ porque ambas capacidades se retroalimentan y están conectadas. El aprendizaje de la lectoescritura no brota de manera espontánea o milagrosa, requiere un esfuerzo y una dedicación por parte del niño. Naturalmente, es mejor y deseable que este aprendizaje sea adquirido de manera gustosa y placentera, pero hay que hacer un mínimo esfuerzo por conseguirlo.

Leer, leer y leer…

Leer libros o cuentos seleccionados por él: sería recomendable leer al menos durante quince minutos de un libro que el niño elija. Si estamos en periodos de iniciación lectora, es recomendable aprovechar los interés espontáneos del niño por textos escritos de cualquier tipo: periódicos, revistas, propaganda, folletos de publicidad…También sería interesante la lectura compartida de cuentos con el adultos: recuperar la “lectura de regazo”.

Con niños mayores que ya lean libros sería interesante hacer con ellos en un cuaderno una especie de “Diario de lecturas”. En él irán anotando el título del libro que se han leído, el autor, la fecha en la que se lo han leído, un resumen de su argumento (de qué iba), y sus impresiones sobre el libro, si les gustó o no. Será una manera de que los niños se auto motiven por la lectura y además un bonito recuerdo de sus progresos y de su infancia.

Niño leyendo cuento

 

Escribir, escribir y escribir... cuentos, diarios personales, poesías o recitales para los abuelos…

Escribir una carta o email, felicitacionesa primos, abuelos, amigos de la urbanización del verano, del campamento…

Elaborar menús semanales y que sean los niños quienes los escriban.

Escribir un libro de recetas familiares.

Jugar con marionetas, guiñoles... Hacer y escribir obras de teatro, dramatizaciones, guiones…

Hacer la lista de la compra  e ir al supermercado con papá o mamá: observar los diferentes artículos, conocer sus nombres, ver cómo están clasificados, leer los rótulos; ayudar a buscar los productos; comparar precios y elegir los más adecuados por calidad-precio.

Mano escribiendo

 

Preguntarse, investigar, curiosear…

Buscar instrucciones sobre cómo construir juguetes con material reciclado, recopilar o buscar el material necesario para hacerlos….

Buscar información por internet.…sobre países, culturas, pueblos…

Darles preguntas para que investiguen, busquen y encuentren la respuesta por internet.

Investigar sobre aspectos de sus grupos o cantantes favoritos, de sus aficiones (Lego, Playmobil…): su origen, donde surgió, que características tiene el país dónde nacieron. Se trataría de ampliar sus conocimientos partir de una pasión o curiosidad.

Jugar con juegos de ordenador que sean realmente educativos, que desarrollen su lectoescritura, los conceptos matemáticos, de ciencias naturales y sociales….

Vivir experiencias nuevas…

Cocinar con mamá o papá: hacer de ayudante de cocina, observar cómo se cocinan los alimentos, apreciar sus olores…; hacer un bizcocho para llevar a los amigos, vecinos, los profes del cole…

Hacer un pequeño huerto en macetas en una terraza o ventana. Elaborar un “cuaderno de campo” anotando los resultados.

Ver buenas películas o documentales de la naturaleza, de pueblos, de otras culturas… y comentarlas

Hacer experimentos caseros sencillos. Existen multitud de libros para niños sobre experimentos científicos para hacer en casa.

Visitar museos, exposiciones, cines, bibliotecas... ¡Amplia su mundo cultural!

 

“La única disciplina  verdadera es la de uno mismo”

Pintada Acción Poética: Hubo un tiempo en que los niños tenían tiempo

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “¿Deberes sí, deberes no?”

  1. Laura del Pozo

    Muy bonito e interesante queridos amigos!.
    Un abrazo muy fuerte para todos!.

    Responder

Deja un comentario