Enseñar a decir NO

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+
En ocasiones, las noticias de los medios de comunicación tienen tanto impacto y repercusión, que también les llega a nuestros chicos. A veces, nos preguntan si es verdad lo que se dice en la tele, y que sus papás les dicen que hay cosas que deben y no deben hacer.

Sabemos que los temas de abusos, bullying (o acoso escolar) tan presentes por desgracia estos días, son complicados de abordar y tratar, pero nosotras, desde el Blog, queremos ofreceros algunos recursos o cuentos que conocemos.

Creemos que es importante dar herramientas a nuestros niños para que tengan claro frente a que situaciones pueden y deben dercir que NO, para contar sus problemas e inquietudes y para pedir ayuda cuando la necesiten.

LA REGLA DE KIKO

“La Regla de Kiko” pertenece a la campaña “Uno de cada cinco” del Consejo Europeo contra la violencia sexual en niños, niñas y adolescentes.

“La Regla de Kiko” es una guía sencilla para ayudar a los padres, madres y educadores a explicar a los niños y niñas dónde otras personas no pueden tratar de tocarles, cómo reaccionar y a quién dirigirse para pedir ayuda.

También ayuda a explicar a los niños que su cuerpo les pertenece, que existen secretos buenos y malos, y formas de tocar buenas y malas.

Tenéis toda la información en www.laregladekiko.org 




NI UN BESITO A LA FUERZA


Rescatamos de nuestra Biblioteca el libro “Ni un besito a la fuerza”.


Es un libro donde se enseña a los niños a decir que no, a no aceptar los besos de extraños si uno no quiere.

El cuento se inicia explicando que hay muchos tipos de besos: de buenas noches, de alegría por un regalo, besos en las cartas, besos que se soplan… ¡o con la nariz como los esquimales!

Pero también se aborda la posibilidad de decir que no. 
Las expresiones de cariño y afecto son muy importantes en las relaciones, de esa manera demostramos lo que sentimos. Pero besar no puede ser una obligación. Como pone en el libro: “Los besos son maravillosos cuando te apetecen”.

En ningún momento se enseña a los niños a que no den besos, ¡claro que no! Los besos no se prohíben. Pero tampoco se obligan. Todos sabemos que los niños demuestran enseguida su afecto espontáneo cuando tienen afinidad con alguien. Los besos y abrazos son positivos, pero nadie, ni los niños, deben ser obligados a dar un beso.



De esta misma autora, Marion Mebes, es otro libro, que se podría considerar la segunda parte de este: Ni una caricia a la fuerza.



En él da un paso más allá en los contactos afectivos; enseña a distinguir los contactos físicos no deseados, las sensaciones cómodas y agradables de las que no son, insistiendo en la posibilidad de decir no. 





Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario