Lectoescritura: FRUTOS DEL OTOÑO y FLORES

FADA-DE-LA-TARDOR1
Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+
Durante las últimas semanas Susana ha realizado en sus clases de lecto-escritura unas actividades un poco más especiales de que las que se realizan habitualmente.
Susana cuenta la anécdota de que un niño comento en su clase: “Esta clase parece el laboratorio de Frankenstein “   Y tiene toda la razón: en su clase puedes encontrar de todo.



Experimentos de las flores – Secuencia temporal “en vivo”

Estas actividades que hoy os presentamos las realizaron todos los grupos que acuden a este gabinete con adaptaciones de complejidad diferentes según el nivel.  Son estas:Del 4 al 8 de noviembre realizaron un experimento en el que todos los niños fueron participes. Acababa de celebrarse la festividad de “Todos los Santos” y las floristerías y los rincones de la ciudad estaban repletos de flores variadas. Susana compró flores y las trajo a su clase.

                                    


La actividad, bien sencilla, consistió en teñir flores naturales.  Utilizaron 5 claveles blancos que se introdujeron en seis botellas distintas con agua. Al agua de 3 botellas le añadió colorante alimentario de color amarillo, verde y rojo. En las 2 botellas restantes añadió el cartucho interior de 3 rotuladores que ya no pintaban. Así consiguió colorear el agua de azuly morado.


                            


El efecto no tardo en manifestarse…  Las flores empezaron a cambiar en sólo unas horas, eran más que evidentes en 24 horas y llegaron a su punto álgido en 48 horas.

El efecto se aprecia mejor con flores de tallo grueso: rosas, claveles, tulipanes..


Flores pasadas 8 horas del experimento

Flores a las 24 horas
Flores a las 48 horas
Hay que tener paciencia: nuestros niños querían ver cambios instantáneamente, seguro que la escena os resulta familiar. Esta actividad resulta también interesante para esto: la tolerancia a la espera, saber esperar y aprender que a veces las recompensas tardan en llegar.





Con este experimento concreto, propio de las ciencias, los niños aprenden de manera visual la capilaridad de los vegetales o el proceso mediante el cual las plantas absorben el agua.
Os preguntaréis  ¿Y qué tiene esto qué ver con la lectoescritura? No nos cansaremos de repetir la necesidad de ver todas las materias globalizadas, no como departamentos estancos sin relaciones unas con otras. Aún así, esta actividad desarrolla la secuencia temporal de una historia, una narración de hechos que se desarrolla poco a poco, una breve historia. Los niños debieron escribir a modo de cuento los hechos que habían ocurrido.





“El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información “
Einstein

“Lo imposible sólo tarda un poco más”  








Frutos del otoño-Vocabulario  

    
La semana del  11 al 18 de noviembre, justo la semana después del experimento de las flores, se trabajó el vocabulario de las frutas del otoño de una manera “vivenciada”.
Susana se fue al mercado y trajo las frutas típicas de estos meses. En concreto nuestros niños, que en Halloween ya conocieron lo que eran las calabazas, convivieron esta vez con chirimoyas, membrillos, paraguayas, caquis, higos, dátiles, granadas...



También frutos secos como nuecescastañaavellanas, y almendrucos. Es curioso comprobar como los niños suelen confundir entre sí las nueces y las castañas. 



Durante la primera media hora Susana fue presentándoles una a una cada una  de las frutas, comprobando si las conocían o no, y ayudándoles a memorizar los nombres. Después los niños tuvieron la oportunidad de manipular las frutas que no conocían, ningún niño probó ninguna pues hoy en día son tantas las alergias alimentarias que a Susana le daba miedo alguna reacción desconocida hasta ahora.
Finalmente cada niño, uno por uno, a modo de evaluación debía colocar el rótulo con el nombre de cada fruta.


 

Por último durante la segunda media hora, realizaron fichas de lectoescritura propiamente dichas en las que se trabajaban la escritura y el vocabulario de estas frutas.






En la vida diaria hemos comprobado como muchos niños sólo conocen las frutas que consumen habitualmente: peras, manzanas, plátanos y naranjas. Las demás les resultan un poco desconocidas. Es conveniente que las conozcan y que los nombres les resulten familiares para ampliar así su vocabulario.




                   



A todos los niños les gusto mucho la experiencia. Susana les ha prometido que para la primavera-verano les traerá frutas típicas de estas estaciones y algunas de otros países para que las conozcan.



“DEBERES” PARA CASA

Queremos aprovechar la ocasión para recomendar a los papis que llevéis a los niños a la compra alguna vez. ¿Habéis probado a ir sin prisas al Mercado con los niños?  Puede ser una experiencia muy divertida y estimulante para todos, la mejor actividad extraescolar: es interesante que vean y sepan distinguir los distintos tipos de frutas y verduras de temporada, los pescados, los productos frescos, que lean letreros y precios… nos encontramos con múltiples contrastes de colores y olores. Aprenden nombres nuevos: pollería; charcutería; droguería…

También se habitúan al  trato y la cercanía con los comerciantes: dicen “buenos días” cuando llegamos a comprar algún producto, se despiden, dan las gracias… Aprenden normas de convivencia: no molestar, no tocar el género, ayudar si algo se cae…

Es una experiencia que merece la pena que viváis con vuestros hijos y además reforzará lo que el niño/a aprende en el cole. Si además, escribís primero en casa la lista de la compra: mejor que mejor.



“La vida es un camino a largo plazo en la que eres maestro y alumno, unas veces te toca enseñar y todos los días te toca aprender“

” No se trata de tener derecho a ser iguales
sino de tener igual derecho a ser diferentes”


Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “Lectoescritura: FRUTOS DEL OTOÑO y FLORES”

Deja un comentario