¡Logopedia de Verano!

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

Cualquier momento es bueno para trabajar el lenguaje de nuestros niños, pero quizá el Verano sea la estación mas propicia, ya que en estos meses vivimos experiencias nuevas, salimos de vacaciones, visitamos sitios nuevos, experimentamos y descubrimos.

Hoy os traemos unas “Recomendaciones para el Verano” de mano de nuestro equipo de Logopedas y algunas actividades de elaboración propia que utilizan en los gabinetes.

Comenzamos con el material que ha elaborado nuestra logopeda Natalia para trabajar con sus alumnos en su gabinete. Con este material se trabaja la descripción de una lámina, vocabulario, frases y comprensión; todo ello relacionado con esta estación y las vacaciones.

  • Secuenciamos frases con las características principales del Verano.

 IMG-20150702-WA0002

 

  • Trabajamos las definiciones verbales a través de crucigramas y descripciones de los personajes y los deportes que se practican al aire libre.

IMG-20150708-WA0001

 

IMG-20150702-WA0003

 

Como bien sabéis, en el Dionisia Plaza creemos que para lograr una aprendizaje significativo es necesario profesionales capacitados que contribuyan a la creación de nuevas metodologías, materiales y técnicas que faciliten a los niños la adquisición de conocimientos y habilidades. Estas herramientas que se crean día a día en nuestras aulas y gabinetes son facilitadores del aprendizaje significativo.

Nuestras logopedas también nos dan ideas para seguir aprendiendo a través de actividades lúdicas y divertidas durante estas vacaciones.

Comenzamos con dos recomendaciones:

  1. Explotar al máximo las experiencias y situaciones que brinda el verano: parques, ocio, viajes, cooperación en labores domésticas… Se trata de aprovechar “in situ” y en el momento las experiencias, es decir, convertir en educativo los estímulos ambientales que continuamente suceden a nuestro alrededor.
  2. Tomar siempre una actitud positiva; valorar las cosas que el niño hace bien, potenciar cada pequeño logro. Se trata de no reprender, o castigar al niño por lo que hace mal, sino reforzar las conductas positivas, alabar los progresos, aportar los modelos idóneos evitando centrar la atención en las conductas negativas.

Estés donde estés: la playa, la piscina o el campo, utiliza estos recursos para estimular la mente y enriquecer el lenguaje de los más pequeños de la casa:

Durante el viaje

  • Nombrar todo lo que se ve a través de la ventanilla.
  • Creamos nuestro Diccionario Infantil: A de agua, B de barco, C de colchoneta…
  • Leer libros de imágenes.
  • Empezar a inventar un relato y que el niño termine la historia.
  • Jugar a decir palabras de la misma categoría, por ejemplo, alimentos, ropa, juegos,…

En la arena, en la playa:

  • Juega al ahoracado.
  • Dibuja tu silueta y aprende las partes del cuerpo.
  • Clasifica por tema, color, tamaño, forma… piedras, conchas, juguetes…
  • Aprende los contrarios: agua fría/agua caliente; arena seca/arena mojada…

En el agua, en la piscina, en el mar:

  • Juega con globos de agua, cuéntalos, di sus colores…
  • Al nadar, trabaja el vocabulario del cuerpo: ¡mueve los pies! ¡las piernas! ¡los brazos! … mójate los dedos, la cabeza, los brazos…

 

En el campo, de paseo:

  • Describir el lugar.
  • Juegar al “Veo Veo”, a las adivinanzas… (Veo una cosa con forma… de color… que sirve para…). Respetad los turnos.
  • Juegar a las definiciones verbales: ¿Qué es?, ¿Para que sirve?
  • Identificar sonidos de la naturaleza.
  • Llamar la atención sobre algún sonido para estimular sus habilidades auditivas: “me ha parecido oír un pájaro”.

 En cualquier situación:

  • Mirar libros y revistas, aportando más palabras desconocidas para el niño.
  • Responder a todas sus preguntas.
  • Corregir las palabras incorrectas o mal utilizadas. Lo importante es proporcionar un modelo correcto.
  • Aprovechar películas o dibujos para ampliar su vocabulario, estructurar el relato de acuerdo a una secuencia temporal (“¿que le ha pasado?, ¿y ahora a dónde va?)
  • Hacer partícipes a los niños de las conversaciones.

Además os traemos dos propuestas, que nuestra logopeda Raquel ha elaborado para su gabinete con la temática del Verano, pero creemos que son recursos de fácil elaboración y que se pueden llevar en la maleta sin que ocupen mucho espacio y que se pueden utilizar en en cualquier situación.

  • Memory con tapones y vocabulario del Verano.

¡Que divertido poder jugar al Memory en la toalla en la piscina o en la playa! Se ponen todos los tapones boca abajo organizados en filas y columnas y ¡a buscar las parejas! Eso sí, no os olvidéis de nombrar cada objeto veraniego que levantéis… ¡así repasamos el vocabualario!

 

 20150709_12085620150709_120754

 

  •  Puzzles de Verano con palitos de madera.

Este recurso ya os lo presentamos en una entrada anterior, pero hoy lo rescatamos con otros modelos como posible juego-actividad para jugar en verano. La elaboración es sencilla: pegar una lámina en unos palitos de madera (nosotras los elaboramos con los depresores linguales, pero podéis hacerlos con palos de polos). Se separan los palitos y ¡listo para jugar!

 20150708_12400020150708_124018

 Lo más importante este verano es… ¡Que juegues y hables con tu hijo! ¡Disfruta de él y con él! 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

2 Responses to “¡Logopedia de Verano!”

  1. MAMEN

    ME ENCANTA ESTA PERPECTIVA DE TRABAJAR SIN ESTAR SENTADO DELANTE DE UNA FICHA… COSA QUE HACEN DURANTE MUCHOS MESES Y LOS PADRES TENDEMOS A IR CORRIENDO A COMPRAR EL LIBRO DE VERANO, Y OTRA VEZ A SENTARSE, CUANDO PODEMOS APREOVECHAR TODO LO QUE HABEIS RECOMENDADO…

    Responder

Deja un comentario