Más masas sensoriales caseras

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

 ¿ Habéis  oído hablar alguna vez del “slime”  o de plastilina hecha con espuma ? Sí, ¡ con espuma!  ¿ Tenéis curiosidad de saber qué es eso y cómo se hace?  ¡ Bienvenidos… ¡ Acompáñanos !

 

Masas sensoriales caseras

SLIME O FLUBBER CASERO

Esta masa también es conocida por los niños como “moco de gorila” o “blandiblub”. El slime es un fluido muy interesante con unas peculiaridades únicas: bajo presión se comporta con un sólido, y si no, casi como líquido, se escurre. Es una masa gomosa que se puede estirar. Los niños disfrutan muchísimo explorando su elasticidad.

¿Qué treintañero o cuarentañero no ha jugado nunca con los blandiblub ? Seguro que estas imágenes os traen recuerdos asquerosos  entrañables de vuestra infancia “más cercana”.

Flubber casero Flubber casero

 

 

 

 

Existen muchas recetas en las que se usa borax, almidón o incluso cola blanca, nosotros hemos empleado ésta en la que el ingrediente principal es una planta de herbolario: la zaragatona. La podéis encontrar más fácilmente con el nombre de Psyllium. Cuesta unos 12 euros el paquete (depende de la cantidad) pero cunde bastante, sólo emplearemos 2 cucharadas cada vez que lo utilicemos.

Para los que tengáis curiosidad el psyllium es la cascara de las semillas de una planta que se cultiva en la India y se utiliza e medicina ayuvérdica desde hace miles de años. Estas cascaras están compuestas casi exclusivamente de hemi-celulosa que actúa en el intestino facilitando el tránsito. Se consume muy poca cantidad diluido en agua. Tiene más fibra soluble que el salvado de avena.

Flubber casero

 

Para hacer la receta necesitamos tener microondas y además:

  •  2 tazas de agua
  • 2 cucharadas de psylium
  • 1 recipiente de cristal que se pueda meter en un microondas
  • Colorantes alimentarios o acuarelas líquidas (pueden ser las naturales utilizadas en la receta que os dabamos en una entrada anterior)
  • Si lo queremos, purpurinas o estrellitas brillantes

 Es muy, muy fácil de hacer y, sobre todo, muy muy divertido. Este es el proceso:

 Se vierten 2 tazas  de agua templada en un recipiente. Se añade colorante, si se desea, y purpurina  y se remueve bien. Es mejor usarlo pues la masa sin colorante queda de un color opaco, blanquecino, grumoso, de aspecto poco llamativo.

Flubber casero

 

Flubber casero

 

Mientras en otro recipiente se añaden, espolvoreando con cuidado, las 2 cucharadas de psyllium en  y se remueve muy muy  bien hasta obtener una mezcla uniforme sin grumos (tienden a formarse).

A continuación se mezcla la masa obtenida con el psyllium y el líquido con el colorante y purpurinas

Flubber casero

 

Se remueve bien la mezcla evitando que queden grumos.

Flubber casero

 

A continuación se mete en el microondas durante 2 minutos, antes de que llegue a hervir. Se saca y se deja enfriar antes de volver a meterla otros 2 minutos más.

Removemos un poco la masa, veremos como todavía se pega al borde del recipiente, y volvemos a meterlo una vez más en el microondas. Si vemos que sigue quedando muy pegajoso, se le puede dar otro” golpe de microondas” hasta que se nos pegue menos a las manos.

Con cuidado de no quemarnos se deja enfriar la masa pegajosa resultante en la nevera durante 1 hora.

Al sacarla veremos como, ya fría, no se pega al reciente ni a nuestras manos.  ¡ Ya podemos usarlo para jugar!

Podemos incorporar a la masa ojos móviles para que nuestro bicho quede aún más repugnante y marciano.

 

Flubber casero

 

Flubber casero

 

Flubber casero

¡ A  “disfrutar”!

Flubber casero

 

 Aquí va otra “recetita”…

 

Plastilina de espuma

 

Otra masa que también nos ha gustado mucho realizar con nuestros chavales está realizada con espuma de afeitar como ingrediente más llamativo.

 Para hacerla necesitamos:

Plastilina de espuma

 

Espuma de afeitar en spray o aerosol

  • Colorantes alimentarios o acuarelas diluidas
  • Harina fina (de maíz o de arroz)

 Se trata de una masa sorprendente por su textura y muy fácil de hacer; hay que amasarla muy poco.

Necesitamos una bandeja un poco profunda y un barreño. Echamos un buen chorretón de espuma (del tamaño de un coco más o menos) y media taza de maicena. Amasamos bien hasta formar una bola suave.

Plastilina de espuma

 

Plastilina de espuma
DSC_1107

 

Podemos añadir un poco de colorante a la mezcla para darle un toque de color suave.

Plastilina de espuma

Plastilina de espuma

 

Plastilina de espuma
Plastilina de espuma

 

 

 

 

 

 

Plastilina de espuma

 

La mezcla nos llamará la atención por ser muy muy suave al tacto. Además si usamos una espuma con olor el ambiente se verá impregnado con un olor a limpio muy rico y reconfortante.De todas las masas realizadas sin duda está es la más suave y de tacto delicado ¡ Parece que estemos jugando con nubes de colores pastel !

 

Masas sensoriales caseras

 

Si queréis conocer más masas sensoriales para hacer con niños, aquí os dejamos esta entrada y esta otra en las que realizamos más experiencias. Incluyen recetas muy interesantes: ¡ Os van a encantar!

 

 

 ¡ No dejéis de seguirnos !

Masas sensoriales caseras

 ¡ FELIZ FIN DE SEMANA! 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “Más masas sensoriales caseras”

  1. Laura del Pozo

    Sois geniales, porque no se os pone nada por delante!.
    Un abrazo!.

    Responder

Deja un comentario