Programa: Para rendir… ¡hay que dormir!

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

images582JW8NZTras cinco semanas desde el inicio del programa de prevención, detección e intervención en problemas del sueño en los niños del centro, os hacemos partícipes a todos del desarrollo del mismo.

Cualquier casa se comienza por los cimientos, y para los padres y madres que os preguntéis por qué vuestro hijo sí está o no está en este programa os diremos que no ha sido cuestión de azar sino que este programa arrancó con un análisis de la situación.

Los primero fue elegir una población diana, y para ello el factor común fue la edad.

Si elegíamos unos niños muy pequeños la intervención debía ser fundamentalmente sobre los padres, y en mucha menor medida en los niños.

Si optábamos por los más mayores, con mayor capacidad de análisis, comprensión y respuesta, nos acercábamos peligrosamente a  la adolescencia. Esa maravillosa edad donde se libran mil batallas y en cuestión de sueño una más: hay un trastorno muy común que es el denominado “retraso de fase” (que muy simplificado sería algo así como que los adolescentes son un tipo de personitas que viven a nuestro lado pero en realidad viven en otro meridiano, y realmente no tienen problemas de sueño, sino que necesitarían que comenzásemos todo más tarde, y así su reloj interno biológico y el externo de los colegios se acompasarían y desaparecerían los “problemas de sueño” de esa edad).

Así llegamos a la conclusión de que los niños de 9 años serían los primeros en participar en este programa.

Necesitábamos saber sus patrones de sueño, y por ello los padres describieron con una agenda de sueño. Las agendas de sueño son fáciles de cumplimentar, permiten una visión global del sueño durante varios días, facilita el cálculo de las horas de sueño, latencias de sueño, despertares nocturnos y rutinas a la hora de acostar y levantarse. Tienen la limitación de que no disponen de espacio para recoger aspectos cualitativos.

Para ampliar esas cuestiones seleccionamos el Children´s Sleep Habits Questionnaire de J. Owens. Este cuestionario requiere tiempo en su cumplimentación, pero nos permite valorar aspectos de sueño muy variados desde rutinas, parasomnias, trastornos respiratorios durante el sueño, síndrome de piernas inquietas, etc… Podéis ver el cuestionario haciendo clic aquí: cuestionariosueñodionisiaplaza

Y de este mismo autor, os dejamos este decálogo sobre los problemas del sueño, que justifica  la importancia de programas como el de nuestro centro.

Decálogo de Mindell y Owens de los problemas de sueño:dulces-suenos-fiestas-navidad-pintado-por-alexisbb-9787421

  1. Son comunes en niños y adolescentes.
  2. En muchas ocasiones, tienen un carácter crónico.
  3. Tienen tratamiento.
  4. Son prevenibles.
  5. Tienen impacto sobre la familia.
  6. Constituyen una de las quejas más comunes de las familias.
  7. El sueño de calidad es necesario para el correcto funcionamiento y desarrollo de los niños.
  8. El sueño afecta el desarrollo físico, emocional, cognitivo y social de los niños.
  9. La coexistencia de trastornos de sueño exacerban prácticamente otro tipo de problemas médicos, pisquiátricos, de desarrollo y psicosociales.
  10. El sueño es un asunto de salud pública.
Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “Programa: Para rendir… ¡hay que dormir!”

Deja un comentario