Somos de colores

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

 

lápices

Vivimos en una sociedad cada vez más intercultural. La alta tasa de migración de este país y las adopciones internacionales han llenado las escuelas de niños de otras razas y culturas. Esta es una realidad enriquecedora para todos. Nuestra realidad se multiculturaliza cada día más… y sin embargo ¿están nuestras escuelas realmente ya preparadas para acoger esta realidad?

Nuestra sociedad, mayoritariamente blanca, no ha cambiado tanto. Cuando se tienen casos cercanos, como es en el caso de las adopciones de niños de otros países, se es más consciente de que España sigue siendo racista en los detalles. Los niños en las escuelas siguen siendo cuestionados por su color de piel, siguen siendo víctimas de estereotipos y prejuicios. No se puede por ejemplo tolerar que en los patios y recreos la palabra “chino, negro o moro” se siga utilizando como un insulto. Debe haber tolerancia cero a este tipo de agresiones verbales.

Las escuelas deben estar más formadas en interculturalidad y en resolución de conflictos por origen o por el color de piel. Se debe trabajar de forma más activa y cotidiana estos detalles más allá del  famoso Día de la Paz en el que se elaborar discursos poéticos y pancartas creativas para que se vea lo buenos y molones que somos en los blogs del cole.

Ubuntuland: somos de coloresUbuntuland: somos de colores

 Ubuntuland: somos de colores

 Ubuntuland: somos de colores

Ubuntuland: somos de colores

 

Hace meses una campaña llevada a cabo por una empresa con el nombre de “Ubuntuland” nos llamó la atención. La campaña se llamaba y se llama “Pintemos los colores de la piel”.

Desde Ubuntuland nos hacen preguntarnos sobre una realidad en la que quizás muchos de nosotros nunca nos hemos parado a pensar: El color carne ¿qué color es? ¿De qué color es el color carne?

 Pintemos los colores de la piel ubuntuland

“Pintemos los colores de la piel “nos invita, lo primero y ya desde el principio, a “ponernos en la piel “ de los niños cuyo color de piel no se corresponde con el tradicional color carne.

Desde el Dionisia Plaza también defendemos una escuela, unos centros educativos y/o rehabilitadores en los que las diferencias y la diversidad sean vistas como riqueza y progreso.

Como desde la misma página de Ubuntuland nos reconocen, creemos en la escuela como uno de los principales motores de cambio y pensamos que visibilizar en las aulas la diversidad de colores, rasgos y culturas es clave para la construcción de sociedades más justas.

La propuesta de Ubuntuland ha sido poner en marcha un proyecto muy especial: la distribución en todos los colegios de cajas de lápices con 8 tonalidades básicas de diferentes colores de la piel. ¿El objetivo? Borrar de las aulas la expresión “lápiz color carne”. Con ello se contribuye a mejorar la autoestima y el auto-concepto de todos los niños,  ayudándoles expresar la alegría de estar en su propia piel.

lápices de color carne

Con estas pinturas los niños pueden dibujar a sus familiares y amigos o sus propios autorretratos eligiendo entre una paleta de colores que no sabe de diferencias pero sí de diversidad y que ayudará a todos los niños y niñas a expresar la alegría de estar en su propia piel.

Estos colores buscan ser una herramienta que ayude al profesorado a visibilizar en las aulas la diversidad de colores, rasgos y culturas de las niñas y niños en el aula, además de contribuir a cuestionar y dejar atrás la expresión monocolor “color carne”, todavía hoy en excesivo uso en muchos ámbitos.

Lápices de color carne: Ubuntuland

Ubuntuland es una empresa pequeña con un objetivo ambicioso y poderoso: llevar estas cajas de colores al mayor número posible de escuelas de todo el país. Estas cajas de colores fueron inicialmente financiadas mediante microfinanciación colectiva o crowfunding a través de la plataforma Verkami.

Consiguieron recaudar el 100% de la campaña, recuperar la inversión  y actualmente se encuentran ya fabricando más unidades para su distribución en más colegios y papelerías

Nosotros compartimos sus objetivos y es por ello que colaboramos y difundimos este proyecto a través de nuestro blog de reciente creación, con la esperanza de que muchos de vosotros os animéis también a colaborar, participar y uniros a este proyecto:

Ubuntuland

Ubuntuland: somos de coloresUbuntuland: somos de colores

 

La escuela es y debe ser un motor de cambio y por ese motivo siempre visibilizamos sin miedos la diversidad como la clave para la construcción de sociedades más justas y enriquecedoras para todos.

Hay que estar alerta a los detalles para no dejar pasar por alto detalles de racismo oculto. No hay que ningunear ningún comentario en el que los tópicos sobre África, India o Sudamérica se sigan perpetuando. Siempre se habla en las escuelas la miseria y pobreza económica de estos países, y esto no ayuda a un desarrollo sano de la autoestima. Apenas se habla, en cambio, de la belleza de la naturaleza, de las ricas tradiciones culturales o la espiritualidad de estos países.

Ubuntuland: somos de colores

 

Aquí os dejamos también  el genial vídeo del cortometraje que Ubuntuland elaboró en su canal como material y guía para presentar estas pinturas en el aula.

 

” Uno de los principales objetivos de la educación debe ser ampliar las ventanas por las cuales vemos el mundo” 

 

Multiculturalidad

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “Somos de colores”

  1. Laura del Pozo

    Sois geniales!.
    Un beso y un abrazo muy fuerte para todos!,

    Responder

Deja un comentario