Tarro del aburrimiento

DSC_2746
Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+


  

Después de nuestra entrada sobre el Ocio en Invierno hoy, en la misma línea que la anterior, os traemos una actividad que se puede realizar con nuestros pequeños cuando éstos estén aburridos. Se trata del tarro del aburrimiento. Seguramente muchos de vosotros os ponéis a temblar cuando vuestros niños exclaman su famoso: ¡ Me aburrooo !  Una expresión que muchos padres temen escuchar en boca de sus hijos. 

Los niños se enfrentan día a día a una secuencia de rutinas estructuradas… desayunar, vestirse, ir al colegio, horario de clases, comer, volver a casa, hacer los deberes, ducharse, cenar… Muchos niños cuando se encuentran con una situación de “no actividad”, de tiempo no estructurado, de tiempo de ocio libre, no saben qué hacer, se sienten perdidos… 

Muchas veces ese “me aburro” es una llamada de atención a los padres para que al final del día estén pendientes de ellos o reclaman así su ratito de juego compartido con ellos. 


También hay muchos niños, con dificultades, que, aunque sorprenda, no saben jugar…hay que enseñarles. Es importante que los niños aprendan a manejar su tiempo de ocio, su tiempo no estructurado. Y es especialmente importante que en estos momentos se evite el recurso fácil de la tele, los ordenadores, los juegos de pantalla… Estos aportan una satisfacción rápida al cerebro de ese deseo de entretenimiento. Pero los niños necesitan surtirse de otras experiencias más enriquecedoras, más creativas… recursos lúdicos más educativos. 

En numerosos blogs y páginas de educación de internet recomiendan a los padres el uso de un recurso interesante “El tarro del aburrimiento” o “Tarro contra el aburrimiento”. 
Se trata de un tarro o bote lleno de ideas escritas de cosas que los niños puedan hacer.




Cuando diga que se aburre, tendrá que coger tres papelitos del tarro y elegir una de las actividades. 

En los otros blogs recogen ejemplos de actividades que se pueden incluir. Nosotros, el blog Dionisia Plaza, hemos pensado en más actividades pensando en nuestros niños. Son 101 ideas como ejemplos de actividades que podrían estar en su Tarro contra el Aburrimiento:

  1. Escribir una carta a la abuela, al abuelo, al tío…
  2. Poner algo de música y bailar
  3. Escribir en un papel diez cosas que te gustan de cada miembro de tu familia
  4. Hacer una carrera de cánicas en el pasillo
  5. Buscar formas en las nubes
  6. Hacer un dibujo
  7. Hacer letreros para el huerto o plantas de mamá
  8. Hacer un paisaje en una caja de cartón
  9. Escribir en el diario
  10. Organizar tu habitación
  11. Regar las plantas
  12. Escribir un cuento
  13. Escribir una obra de teatro con disfraces
  14. Recortar fotos de revistas y hacer un collage
  15. Hacer un zoo con los peluches
  16. Crear un periódico familiar
  17. Hacer un postre o un zumo de frutas natural
  18. Inventar una actuación de circo
  19. Hacer que tu habitación sea una selva con telas y pinzas
  20. “Escribir” con pasta de letras (sopa de letras)
  21. Hacer un recorrido de obstáculos
  22. Jugar a los bolos con botes o botellas vacías
  23. Escribir un poema o un cuento
  24. Decorar alguna camiseta vieja con botones chulos o con pintura de tela
  25. Usar tubos viejos de cartón y cajas para hacer un laberinto fantástico
  26. Hacer un collar con bolitas de colores
  27. Leer un libro
  28. Hacer sopas de letras
  29. Hacer un collar con pasta de estrellitas o macarrones
  30. Memorizar un poema y recitárselo a tus padres
  31. Preparar un baile para enseñarselo a los padres o abuelos
  32. Hacer un barquito con una botella de plástico y palitos de helados (usar cinta adhesiva para pegar) para hacerlos flotar en el estanque del parque
  33. Dibujar una isla desierta y todas las cosas que te llevarías
  34. Tapar los ojos a tu hermano o hermana y llevarle a dar una vuelta por la casa y el jardín, y luego intercambiaros
  35. Jugar a algún juego de mesa
  36. Colorear mandalas
  37. Crear tu propio juego de mesa inventado
  38. Hacer una ciudad con cajas vacias decoradas
  39. Jugar a las sombras chinescas
  40. Hacer una tienda de indios con palos, cuerdas, sábanas, pinzas de la ropa
  41. Hacer una cápsula del tiempo
  42. Intentar pintar un dibujo con tu pié
  43. Salir al parque/jardín a jugar a la pelota
  44. Jugar a los restaurantes con la plastilina
  45. Jugar con la diana y pelotas adhesivas
  46. Pintar en la pizarra o en cartulina negra con tiza
  47. Jugar a los supermercados con envases de comida vacíos o alimentos de juguete, caja registradora….
  48. Hacer la lista de cosas que necesitamos para celebrar tu cumpleaños
  49. Hacer una televisión con una caja de cartón grande, preparar programas e invitar a la familia a ver programas
  50. Hacer la lista de cosas que llevaremos en la maleta cuando nos vayamos de vacaciones
  51.  Decorar un árbol con guirnaldas de palomitas de maiz (a los pájaros les encantará y nosotros comeremos unas pocas mientras)
  52. Hacer un cuadro de otoño con hojas
  53. Ordenar tu cuarto o rincón de juguetes
  54. Jugar a las chapas en el pasillo
  55. Jugar a la “jenga”  o torre de equilibrio de madera
  56. Plantar legumbres en un tiesto o en un frasco con algodón
  57. Jugar al veo, veo con papá, mamá, abuelo o hermano
  58. Hacer un micromundo con terrario con un bote de cristal, hojas, piedritas, musgo, ramitas, plantitas pequeñas…. ¡ y hasta hormiguero ¡
  59. Pintar las piedras que recogimos en el parque el domingo
  60. Jugar al escondite inglés con mamá o papá
  61. Jugar con pompas en el lavabo
  62. Jugar al mikado
  63. Hacer una torre movediza con fichas de madera
  64. Hacer un libro de chistes o recetas
  65. Hacer experimentos mezclando agua con harina, especias, colorantes, salsas….
  66. Hacer una acampada en tu propia habitación. Necesitamos sábanas y mantas. cojines, linternas y ¡la merienda!
  67. Jugar al “efecto domino” con fichas en el pasillo
  68. Construir un fuerte vaquero con sábanas y almohadas
  69. Jugar a la lotería
  70. Jugar a mímica de oficios, de películas…con mi hermano, papá o mamá
  71. Hacer un cuadro con semillas, legumbres o pasta
  72. Hacer un puzzle
  73. Preparar un baño de burbujas (para ti o para mama)
  74.  Preparar canapés pa la cena familiar
  75. Jugar con las construcciones
  76. Hacer cadenetas de cartulina para la próxima fiesta o para recibir a papá
  77. Hacer un collages de fotos de revistas que nos gusten
  78. Hacer unas maracas con vasos de plástico, arroz, cinta aislante y rotuladores para decorar
  79. Decorar chapas o tapones de botellas
  80. Hacer collages de caras con recortes de revista
  81. Hacer pelotas malabares con globos, harina o arroz
  82. Hacer muñecos con calcetines viejos y botones
  83. Hacer maceteros reciclando envases de plástico o latas y decorarlo con legumbres, piedras, conchas
  84. Decorar las conchas que recogimos este verano en la playa
  85. Construir un nido para pájaros o comederos (cuerdas ramas, papel, cuencos de plástico, mitad de un pomelo limpio, latas…)
  86. Hacer un brazalete de imperdibles (con goma, imperdibles y cuentas pequeñas)
  87. Hacer figuritas de arcilla y pintarlas
  88. Ir al baúl de los disfraces y jugar a disfrazarnos
  89. Jugar con los títeres y marionetas
  90. Preparar una entrevista a tus abuelos
  91. Hacer molinillos de viento para las macetas de la terraza
  92. Hacer listado de palabras que conocemos (nombres de niños, de niñas, de verduras, de colores….) o de las palabras más raras que sepamos o más largas.
  93. Jugar a las chapas en el pasillo
  94.  Jugar con las muñecas o muñecos
  95. Pintar figuras de escayola
  96. Jugar al ”Stop” de palabras (juego de iniciales / categorías )
  97. Hacer marcos de cartulina decorada para las fotos familiares
  98. Hacer un xilofono casero o carrillón de cristal con vasos de cristal, agua, colorantes y cucharillas de café
  99. Hacer un libro de hojas secas con las hojas que recojamos y prensemos del jardín/parque
  100. Escribir mensajes en botellas para lanzar al mar
  101. Hacer títeres con guantes o calcetines desparejados



    Esta es nuestra propuesta de ” Tarro casero contra el aburrimiento”





    Son muchas, pero podrían ser muchas más, se pueden seleccionar las más adecuadas para el niño o niña. Se pueden ir añadiendo más actividades a medida que surjan nuevos intereses por parte del niño.

    Lo realmente interesante de esta actividad es “pasarle al niño” la responsabilidad de pensar de entre las opciones que tiene lo que él realmente desea hacer. Es más, sería interesante que este tarro lo elaboraseis junto a vuestro hijo, que entre todos escribieses en un papel las actividades que le gustan hacer para que el día que le pase ese “no tengo nada qué hacer, me aburro” tenga alternativas para gestionar él solo “el problema”. 

    Desde aquí queremos dar ánimos a los padres para que no se desesperen ni se pongan nerviosos ante los “Mamá, me aburro”. El aburrimiento forma parte de la infancia. No te sientas mal por no saber cómo enfrentarte a esos momentos. La mayoría de las veces si dejáis a los niños con sus propios recursos acabarán encontrando algo que hacer. Hay que dejar a la creatividad que aflore entre el aburrimiento.







    Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

    3 Responses to “Tarro del aburrimiento”

    1. Anonymous

      Pues gracias a vuestras sugerencias, este invierno de triste y aburrido nada. ¡Anda que no tenemos ya cosas que hacer! Dentro y fuera de casa. Con vuestro permiso, le paso las dos últimas entradas a unas amigas, presiento que les van a venir muy bien también estas ideas.
      ¡Gracias, diopleras!
      Nieves

      Responder

    Deja un comentario