Trastorno del Espectro Autista (TEA): Musicoterapia. Parte 4/4

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

 

aut

 

Os ofrecemos hoy la última de las entradas (por ahora) dedicadas al autismo. En este caso os traemos un interesante enfoque de tratamiento que últimamente se está investigando mucho y aplicando con más que interesantes resultados en éste y otros trastornos o dificultades: la musicoterapia

MUSICOTERAPIA PARA NIÑOS CON TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

Con bastante frecuencia la bibliografía profesional destaca la especial sensibilidad de los niños autistas hacia la música. El investigador Bernand Rimland  llega incluso a citar las capacidades musicales inusuales como criterio de diagnóstico para el autismo.

La música es un estímulo atractivo para los niños autistas y son ya varios estudios los que reafirman los beneficios de los métodos de musicoterapia para el tratamiento de niños con autismo tales como el aumento de atención, el desarrollo del auto-concepto y de la consciencia corporal, la facilitación de aprendizaje de conceptos, la mejora en las habilidades sociales, la comunicación verbal y no verbal, la interrupción o alteración de los patrones de conducta repetitivos y ritualistas, la reducción de las rabietas , la ansiedad y la hiperactividad, la educación de la percepción sensorial y la integración sensoriomotora  a través de la utilización de técnicas tales como ejercicios de vocalizaciones cantadas, el canto con acompañamiento de percusión corporal, la danza y el movimiento, las actividades rítmicas e instrumentales, las actividades de improvisación y de imitación y la audición musical trabajando de esta forma el área de lenguaje, el área socio-afectiva, el área cognitiva y el área psicomotora.

En el Centro Dionisia Plaza trabajamos con niños que presentan rasgos de TEA, utilizando la música como un medio atractivo y cercano  que nos permite a nosotros acercarnos  a ellos y les permite a ellos acercarse a nosotros estableciendo de esta manera un vínculo y una conexión a partir de la cual se puede empezar a trabajar y a interactuar con ellos.

DSC_3038 (1)

A través de la música tratamos de incidir en el desarrollo del aspecto cognitivo en cuanto a habilidades pre-académicas y académicas se refiere.

De esta forma  utilizamos la música como portadora de información no musical, incorporando en las letras de canciones inventadas aspectos relacionados con los conceptos espaciales o la imagen corporal. Realmente cualquier concepto que se quiera trabajar se puede transformar en canción y partiendo de la base de que la música atrae en sí a los niños autistas, podemos emplear la misma para facilitar la memorización de la información que queramos que aprendan.

Al mismo tiempo nos servimos de la música a la hora de trabajar el aprendizaje de conceptos específicos:

Etiquetar: identificar los instrumentos musicales, señalarlos, reconocerlos por su nombre, por su sonido, tocarlos después de nombrarlos…

Numéricos: responder a señales cuantitativas como por ejemplo pedirles que nos den  un número concreto de instrumentos o hacerles contar instrumentos que hayamos apartado previamente, hacerles contar y tocar al mismo tiempo las cuerdas de la guitarra o los agujeros de la flauta…

Colores: identificar los colores que tienen los instrumentos o ir percutiendo las láminas de colores de nuestro xilófono al mismo tiempo que dicen el color correspondiente…

Asociaciones y Formas: reconocer la forma de los instrumentos musicales, relacionar las formas geométricas con la forma de los diferentes instrumentos…

Memoria Auditiva: localizar el sonido de un instrumento musical que hayamos escondido, responder vocalmente a un esquema de entonación sencillo, imitar en eco desde tonos simples hasta secuencias más largas de forma progresiva…

 EL-PODER-DE-LA-MUSICA

Incidimos en el empleo de los juegos musicales para mejorar el seguimiento de instrucciones, la atención, la socialización, el respeto de turnos, el contacto físico y el contacto ocular.

Distinguir entre sonido y silencio: cuando suene la flauta tienen que bailar por el espacio de forma libre y cuando deje de sonar la flauta tienen que quedarse quietos.

La orquesta musical: cada niño tiene su instrumento y tiene que tocar siguiendo las indicaciones de la profesora que actúa como directora. A veces tendrán que tocar todos a la vez, otras veces solos, unas veces más fuerte, otras veces más suave y otras también tendrán que parar.

El pitido mágico: cuando suene la música tendrán que realizar un baile guiado y cada vez que suene el pitido mágico tendrá que producirse un abrazo grupal.

El espejo: los niños tendrán que estar atentos a todo lo que va haciendo la profesora e imitarla, ya sea en el plano corporal o vocal.

 

 

20100614134733N_9894da16-a17f-496f-8a2f-6e14b582cefadescarga (1)

 

 

Termina aquí esta semana dedicada en nuestro blog al autismo. Esperamos haber puesto nuestro granito de arena para la concienciación sobre la realidad del autismo, para dar visibilidad a este trastorno a veces tan incomprendido y  mitificado. Existen muchas estrategias de intervención para potenciar las habilidades del niño con autismo o con TEA y minimizar sus dificultades.

 

 No olvides que puedes estar más informado si nos sigues en Twitter, donde también os contamos otras iniciativas importantes y te ponemos al día de la actualidad… ¡te esperamos!

 

siguenos_en_twitter

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

2 Responses to “Trastorno del Espectro Autista (TEA): Musicoterapia. Parte 4/4”

Deja un comentario