Un mural de Invierno para el aprendizaje cooperativo

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

Parecía que este año el frío nos iba a dar una tregua, pero el invierno, aunque tarde, ¡ya ha llegado! Cada vez son más las zonas de España que están sintiendo su llegada en forma de importantes nevadas. Por ejemplo, aquí en Madrid, hemos recibido con alegría las primeras nevadas en la Sierra. Y debemos decir que desde nuestras instalaciones, las vistas son absolutamente preciosas.

Es tanta la alegría que nos ha dado la llegada del invierno, que hemos querido que esa nieve que veíamos en el horizonte, llegase hasta nuestro mismísimo patio. Sí, sí, como leéis… Estos días en el Centro Dionisia Plaza hemos querido fomentar el aprendizaje cooperativo de todos nuestros niños. Y, ¿qué mejor forma de hacerlo que con un precioso mural de invierno?

En esta ocasión quisimos potenciar este aprendizaje cooperativo haciendo que los niños mayores (6º  de Primaria) ayudasen a los más pequeños (3º de Primaria) a pintar su patio con motivos invernales.

El hecho de que los mayores ayuden a los más pequeños, no se debe a que esto sea más cómodo para el profesor profesor. El motivo que realizásemos esta actividad de esta forma es sencilla: los niños más grandes son sirven de modelo y guía para los más pequeños. Esto supone un aprendizaje para grandes y pequeños. Los niños de 6º curso deben ser capaces de transmitir lo que quieren hacer y los de 3º de hacerlo tal y como se lo han pedido. Sin duda, una gran forma de fomentar el aprendizaje cooperativo, mientras grandes y pequeños se divierten.

Lo cierto es que para los más pequeños es un honor que los más mayores se ofrezcan a ayudarles. De alguna manera, aunque no lo expresen, admiran a los mayores. ¿El motivo? Ellos creen que los mayores saben muchas más cosas y son los representantes de lo que ellos serán en un futuro no muy lejano. Les gusta parecerse a ellos.

Al niño más mayor (sobre todo a las niñas) les gusta ayudar a los más pequeños. Al ver a los niños más pequeños recuerdan sus etapas anteriores, lo que les sirve para hacer repaso de lo que ya aprendió y afianzar los conocimientos adquiridos. Enseñar a otra persona es también una forma de autoafirmarse y valorarse a sí mismo.

En la relación de enseñanza-aprendizaje que se crea entre niños mayores y pequeños se establece un lenguaje especial. Tanto las indicaciones como las sugerencias están hechas desde su propio nivel. Esto, suele ayudar a una mejor comprensión, pues los niños tienen a comprender mucho mejor lo que les dice otro niño, que lo que les dice un adulto.

Se ha observado que el aprendizaje cooperativo con diferentes edades evita el exceso de competencia y fomenta la cooperación entre compañeros. Los niños, al tener diferentes edades. no se compran entre sí. De esta forma no hay niños que hagan peor o mejor las cosas, sino que lo hacen desde su propio nivel de desarrollo.

Este tipo de aprendizaje cooperativo es una organización mucho más realista. En la sociedad siempre vamos a  interactuar con personas de diferentes edades y/o con diferentes capacidades.

FB_IMG_1453740258505

 

Es lo justo para compartir ...Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+

One Response to “Un mural de Invierno para el aprendizaje cooperativo”

Deja un comentario