Te dibujaré una armadura

 

Así se llama el libro que ha escrito Viviana Fernández-Pico.

 

Viviana es periodista, escritora, empresaria… pero sobre todo es mamá, mamá de dos niños preciosos: Alejo y Otto.

 

Otto es Otto, nuestro Otto. Acude desde hace más de dos años a nuestro centro, el Dionisia Plaza. De alguna manera, nosotros también formamos parte de su historia.

 

“Te dibujaré una armadura”, es la historia neuroatípica de Otto.

 

En este libro Viviana reflexiona sobre su recorrido vital como madre de Otto. Nos habla de su realidad diaria, nos descubre los desafíos a los que se ha tenido que enfrentar en la crianza de un niño muy especial.

 

Es un libro precioso. A todos los profesores que hemos tenido la oportunidad de leerlo en primicia nos ha encantado. Se lee muy fácil. Realmente es uno de esos libros que no puedes parar de leerlo hasta el final. Es un libro escrito desde el corazón, y eso se nota. A ratos logra sobrecogerte hasta inundarte los ojos de lágrimas, a ratos te dibuja una sonrisa con las ocurrencias geniales del pequeño Ottiño.

 

Nosotros siempre decimos que los educadores, también los médicos y otros terapeutas, deben de ser siempre capaces de ponerse en el papel o en el lugar de los padres, para lograr un entendimiento perfecto de la realidad niño. Y este libro ayuda a sentir, a latir, como madre de un niño neuro-atípico. Viviana se abre a sus lectores de tal manera que ha consigue hacernos participes de sus sentimientos. Es un libro que desarrolla la capacidad de empatía. Consigue hacernos reflexionar sobre la educación, sobre las injusticias, sobre el sentido de la vida misma…

 

Especialmente difíciles y dolorosos son los capítulos en los que se refleja la brutalidad del mundo, la mezquindad del ser humano y la pobreza de espíritu de la sociedad en la que nos movemos: fiesta de cumpleaños a los que demasiados niños no son invitados sistemáticamente; métodos y tratamientos “alternativos” que juegan con los sentimientos de los padres; discriminaciones e injusticias desgarradas por comodidad y falta de corazón…

 

Viviana ha conseguido que la admiremos, que valoremos más que nunca su fuerza, su constancia, su perseverancia… Y ha conseguido que comprendamos y queramos todavía aún más a Otto.

 

Otto, por ti también nosotros pintaremos una armadura llena de espinas, espada y escudo, para que nadie te hiera. Pequeño, déjanos viajar contigo por los planetas infinitos de tu bello mundo. Permítenos asomarnos más allá de la mirada profunda de tus enormes ojos enmarcados en esas pestañas infinitas. Ottiño, niño guapo, gracias por descubrirnos que existen otros mundos llenos de bosques encantados de conocerte.

 

 

Viviana recibe nuestra admiración como madre. Te damos las gracias por abrirnos tu corazón para este libro. Leerlo es un placer para el alma.

 

Alguno pensará que como Viviana es la madre de un niño de nuestro colegio, nosotros tendremos algún tipo de interés especial en escribir esta entrada. De ninguna manera nuestro único interés es darle publicidad. Si no nos hubiera gustado el libro de ninguna manera le dedicaríamos una página en este blog. Nuestra recomendación es sincera.

 

Es un libro que gustará a padres, a educadores… y a lectores en general. Realmente es un libro que, además, está muy bien escrito. Nos ha encantado que cada capítulo tiene una segunda versión a continuación más poética o lírica de los acontecimientos expresados. De esta manera el texto queda aún más completo, creativo, vivido. Es fácil sentirse identificada como madre, incluso como educadora empática, con la autora del libro. Consigue poner palabra, y voz, a sentimientos que, sin duda, son compartidos por muchos padres de otros niños atípicos. 

 

Viviana, nos has dejado con ganas de más. A alguna profe del cole le ha gustado tanto como escribes que no ha podido evitar adquirir tus dos anteriores libros…

 


 

Viviana Fernández-Pico es autora también de otras dos novelas: Taradas (2010) y La voluptuosidad de la tristeza (2012). Ediciones Carena.

 

Viviana, no te perderemos la pista. Esperamos una segunda parte. Quizás un buen título, casi de cuento, sería “Mamá y Otto en la luna sin intención de bajarse”.¡ Mola ! Adelante siempre! Somos muchos los que no dejaremos que tu canción termine aquí.

“Te dibujaré una armadura “ se puede encontrar desde este miércoles 6 de febrero en las librerías.

 

Te dibujaré una armadura

Viviana Fernández-Pico

Ed. La esfera de los libros (2019)

 


 

“Que Otto fuera feliz bastaba, porque la vida es bonita y no hay que pedirle otra cosa”

 

“No creo que se pueda amar ni educar en la falta de empatía, ningún niño debería crecer bajo la tutela de un corazón áspero y huraño“

 

Viviana Fernández García

 

Esta entrada va dedicada a Otto, Ottiño, Corazón de Cachelo, Currusquiño…

Para todos los niños con diversidad funcional porque en sus imperfecciones reside la belleza verdadera, la fuerza arrolladora, el ejemplo maestro…