Huertoterapia en el Dionisia Plaza

 

Desde el curso pasado en uno de los talleres de terapia ocupacional se viene desarrollando una actividad muy interesante: “ la Huertoterapia”. En la entrada de hoy os explicamos un poquito más en qué consiste y los beneficios observados.

HUERTOTERAPIA EN TERAPIA OCUPACIONAL

La huertoterapia es la actividad en la que se trabajan diferentes elementos tales como la estimulación cognitiva, lo motor, educación, ocio o habilidades sociales entre otros, con el objetivo principal de proporcionar a los usuarios las capacidades y estrategias necesarias para desenvolver las ocupaciones de forma adecuada, autónoma e independiente.

La consecución de este objetivo se lleva a cabo gracias al alto número de destrezas y elementos que se trabajan de forma simultánea y transversal con esta actividad, entre los que se destacan los siguientes:

Nivel motor    (hacer carteles, plantar, etc.)

  • Mejorar el rango articular y la potencia muscular
  • Trabajar el uso de diferentes pinzas y presas
  • Trabajar relación entre cuerpo y espacio
  • Trabajar la dominancia y lateralidad

Nivel cognitivo

  • Memoria
  • Praxias
  • Concentración
  • Atención
  • Funciones Ejecutivas (seriación, planificación, etc)

Nivel educativo:

  • Conocer las plantas, su desarrollo y sus cuidados
  • Educación en alimentación saludable

Nivel sensorial

  •  Estimulación del tacto, vista, olfato, gusto…

Emocional y personal:

  • Aumento de la sensación de autorrealización aumento de la autoestima, educación ambiental, desarrollo de la responsabilidad, trabajo de habilidades sociales y relaciones interpersonales

ESTRUCTURA DE LA ACTIVIDAD PASO POR PASO

  1. Conocer los materiales, pasos a seguir, cuidados de las plantas que se van a plantar. Cada niño/grupos buscará algo de información en su casa para después ponerla en común…
  2. Realizar pequeñas fichas explicativas sobre la planta con la información recogida.
  3. Realización de los maceteros y carteles con material reciclado
  4. Plantación de las diferentes especies
  5. Cuidado hasta su recogida
  6. Las plantas y frutos obtenidos se podrán  destinar a diferentes tareas y talleres (taller de cocina, llevárselas a casa…)

Actividad adicional: semilla de lenteja y de haba. ¿Crecerán más a oscuras o con luz?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ CÓMO SE DESARROLLA LA HUERTOTERAPIA EN NUESTRO CENTRO ? Así es nuestra experiencia…

Los usuarios de esta experiencia son los niños del Centro de Rehabilitación Médico Psicopedagógico Dionisia Plaza de Madrid.

Dos grupos: mañana y tarde. Cada niño/pareja encargado de una planta.

Las parejas se realizan de tal forma que las capacidades donde cada uno se aprovechen al máximo de forma que cada usuario se beneficie de lo que su compañero puede aportar.

Durante el curso 2017-2018 se hicieron 8 grupos de 2 ó 3 alumnos que sembraron:

  • Albahaca
  • Orégano
  • Perejil  (2 grupos)
  • Tomate cherry (2 grupos, fue el cultivo con mejor resultado)
  • Cilantro
  • Citronella
  • Cebolleta

Recursos materiales que necesitamos

  • Botellas y garrafas de plástico
  • Semillas variadas
  • Pinturas y pinceles
  • Cuerda
  • Tierra (sustrato)
  • Tijeras
  • Cartón y cartulina

Temporalización:

Cada mañana y tarde tras la realización de las actividades pautadas se comprobará el estado del huerto.

 

 

 

 

 

 

Nuestra idea inicial fue elaborar un huerto de aula, un huerto urbano de interior. Para ello se adquirió una gran mesa de cultivo, tierra adecuada (sustrato) y diferentes semillas. También fueron necesarias diferentes macetas y jardineras, que en su mayoría fueron envases reciclados lo que dotaba de más valor a la actividad. Además se hicieron carteles y tarjetas identificativas de manera artesanal para poner el nombre de cada planta.

Una de las desventajas que tuvimos a la hora de realizar nuestro huerto de aula fue la limitada luz solar del aula. Para paliar esta escasez de luz se instalaron flexos de led con luz fría.

Pese a las dificultades, nuestras plantitas empezaron a crecer… 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de las plantas elegidas podían sobrevivir a la sombra, es decir, sin luz directa del sol, pero muchas de ellas no dieron flores ni frutos al no recibir un mínimo de horas diarias de luz directa. Es por eso que nuestra mesa de plantación, al final, fue utilizada como semillero, y en el momento que los plantones tuvieron buen tamaño, fueron trasplantados a ventanas o lugares con más sol del centro donde sí dieron su fruto. Esto fue todo un aprendizaje para nuestros niños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cosas que los niños aprenden al vivir esta experiencia

  • Disfrutan mucho regando las plantas. Aprender los cuidados y el respeto a las plantas
  • Sienten auténtica curiosidad por plantar semillas de vegetales y frutas que hayamos consumido (aguacates, melón, sandía naranja, castañas del castaño de indias del patio, manzana…) y comprender la importancia de la constancia y saber esperar para ver resultados. Algunos niños traían estos restos de su casa para plantarlos en el huerto del cole
  • Realizar un cuaderno de siembra en dónde quedan registrados las fechas de siembra y de germinación, los cuidados y sus efectos: es una manera de trabajar la lectoescritura

Otras que, de momento, han quedaron en el tintero: secar hierbas aromáticas, realizar un mural o póster con el calendario de siembra, prensar y clasificar en un herbario  hojas y flores.

IMPORTANCIA Y BENEFICIOS DE ESTA ACTIVIDAD: REFLEXIONES

La huertoterapia o huerta de aula es una actividad de vida práctica y social. Se trata de una actividad del mundo real, como es la jardinería y el cuidado de las plantas, adaptadas a las necesidades del niño en tamaño, organización de espacios y rutinas diarias. Esta actividad permite al niño “trabajar” con herramientas reales y obtener resultados  visibles y reales.

Estos ejercicios de vida práctica favorecen la normalización y la adaptación del niño en su ambiente. Estas actividades no se realizan en solitario, sino en comunidad. Al invitarles desde temprano a hacer actividades cotidianas naturales de su tiempo, de su cultura y de su sociedad, se sienten naturalmente aceptados y pertenecientes a su sociedad, a su tribu. Estas actividades promueven, por tanto, la capacidad del niño de autorregularse y calmarse, de sentirse en armonía consigo mismo. El niño aprende por imitación, por modelaje, surge así el nacimiento espontáneo del sentimiento social de pertenencia, de ayuda, de solidaridad con el otro, y de responsabilidad social. El niño gracias a actividades reales como la huertoterapia, o como la cocina, es un niño integrado, normalizado, con orden mental que descubre la belleza de las cosas que le rodean, que descubre la paz y la armonía que se requiere para vivir en sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante este curso se va a realizar de nuevo esta actividad, nuestra idea sería poder exteriorizar la siembra y extenderla por otros lugares con mejor climatología del centro de manera que pudiésemos investigar con más plantas. A lo largo de los próximos meses os mantendremos informados del desarrollo de esta experiencia tan interesante. Esperamos que os resulte interesante.

 

                                                                                  " Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia,

sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos. "

(Thomas Carlyle)

 

One Response to “Huertoterapia en el Dionisia Plaza”

Deja un comentario